¿Sabías que, en el sector de la juguetería, los tractores infantiles son de los artículos  más vendidos? De hecho, forman parte del top ten de juguetes más valorados por padres e hijos, y la industria juguetera es muy consciente de ello. 

Y es que, tras cerca de dos siglos de historia de este tipo de vehículos, aún siguen desarrollándose infinidad de modelos que acaban reproduciéndose a pequeña escala y haciendo las delicias de los niños en sus sesiones de juego, y de los no tan niños (especialmente los coleccionistas). Pero, ¿por qué los tractores infantiles más vendidos nunca pasan de moda? 

Los juguetes reproducen el mundo a pequeña escala

Durante el juego, los niños reproducen situaciones, vivencias, acontecimientos y anhelos. Y no lo hacen únicamente para divertirse. De hecho, el juego es un extraordinario recurso para que los más pequeños canalicen sus emociones o intenten descifrar el mundo para verlo y entenderlo tal y como lo hacen los adultos. ¿Quién no ha jugado alguna vez a las cocinitas, a polis y cacos o a ser maestro? En resumen: el juego va mucho más allá del mero entretenimiento. En este sentido, el tractor, un artilugio determinante para la evolución humana, se impuso – y sigue haciéndolo – en los momentos de recreo y tiempo libre. 

Tractores: una herramienta tradicional para entender el mundo actual

Los tractores de juguete más vendidos no dejan de ser la reproducción de una herramienta tradicional que, no obstante, a día de hoy sigue formando parte de la actividad humana más básica y fundamental. No olvidemos que, gracias a esta máquina, la forma de arar el campo, abastecer a la población y, en definitiva, dar un impulso a la civilización dio un vuelco de 180 grados hace cerca de dos siglos. >

El tractor de juguete evoluciona al ritmo de la realidad

Sí, las mejoras tecnológicas han dado lugar a innumerables modelos de tractor. Así, hemos pasado de una máquina básica fabricada con motores portátiles a vapor sobre ruedas que realizaba operaciones agrícolas básicas de carga, a máquinas livianas, más rápidas y más eficientes que trabajan centenares de hectáreas en poco tiempo. Pero la realidad es que, hoy, el tractor sigue en primera línea de juego – nunca mejor dicho -, adaptándose a los nuevos modelos y tecnologías agrarias actuales. 

En definitiva, los juguetes evolucionan al ritmo de las tecnologías: videojuegos, coches teledirigidos, muñecas parlantes, ordenadores… No obstante, los juegos tradicionales que se valen de artículos constructivos como los legos, bloques de colores o tractores infantiles siguen siendo los más vendidos, pues acercan al niño a la realidad y les permite descubrir su pasión, desarrollar su imaginación y, en última instancia, entender el mundo.

¿Tus hijos son unos apasionados de los vehículos de juguete? ¡Contacta con Toinsa! Nos dedicamos en exclusiva a la distribución de todo tipo de juguetes desde hace más de 25 años y contamos con modelos de tractores de todo tipo, desde los clásicos hasta los más actuales.